Introducción a Noddings

Blanca Estela Figueroa Torres

En este trabajo vamos a incorporar las propuestas más importantes del libro La Ética del Cuidado de Nel Noddings, filósofa norteamericana nacida en 1929, que ha se ha dedicado básicamente a la docencia y a la reflexión sobre la educación moral. Ha sido profesora Emérita de Educación Infantil en la Universidad de Stanford y profesora de Filosofía y Educación en el Teacher´s College de la Universidad de Columbia.

La ética del cuidado es una propuesta para la educación moral de los niños, pero que podemos extender en alguna medida a los adolescentes y a los adultos que necesitan aprender a vivir mejor y a ser mejores personas. La ética del cuidado es una alternativa viable para mejorar las escuelas, para alcanzar los aprendizajes morales de los alumnos, que son los más  importantes, dice Noddings, porque de ellos depende el sostenimiento de nuestra humanidad y el mejoramiento posible y además necesario de la sociedad.

La ética del cuidado es una alternativa para formar el carácter basándose en el reconocimiento de nuestra interdependencia moral, es decir, en el reconocimiento de la importancia de las interacciones entre las personas, pero además, en que estas interacciones sean atentas y cuiden. Al problema de como ha de enseñarse la virtud responde diciendo que la virtud ha de enseñarse siendo virtuosos, es decir siendo buenos. Y se es bueno, cuando se cuida a los otros.  “Reaccionando en forma directa ante las necesidades de quien recibe el cuidado.” [1] O como lo dice también Levinas “el cuidado surge (si lo dejamos) de la necesidad del otro” [2]

Se trata de un método práctico para educar las pasiones viviendo realmente la experiencia de ser cuidado y sintiendo intensamente sentimientos poderosos y ejemplares como la compasión por ejemplo, porque dice Noddings, “<el yo debo> expresa un deseo o una inclinación, no un reconocimiento del deber.” [3], y porque, más allá de ello, “si nos tratan muy mal quizá traicionemos nuestros ideales éticos e incluso a las personas que amamos”[4], reafirmando así, no sólo, la primacía moral del sentimiento sino también el grado en el que dependemos unos seres humanos de otros.

La ética del cuidado reivindica las costumbres y la historia de las mujeres. La valoración de la maternidad y de las relaciones de cuidado, como parte esencial del proceso de humanización, es  producto de los estudios que las luchas de las feministas del siglo XX hicieron posible; feminismo que, atravesado por avatares diversos ahora postula en la obra de Noddings el reconocimiento pleno de lo que el ser femenino en su especificidad ofrece para curar al mundo y paliar el dolor cernido por encima de nuestras cabezas, porque, dice,  las mujeres han podido estar más cerca de las necesidades físicas íntimas de la vida y aceptar la necesidad de la ayuda mutua y de la cooperación.

Porque finalmente la educación moral tiene que ver con la experiencia de la compasión, la empatía y la solidaridad, que no son innatas, que se aprenden por experiencia en cualquier momento de la vida y en cualquier lugar porque hay personas bondadosas; experiencias que han de ser la condición de una educación que busque romper las cadenas del sufrimiento, al romper el casi determinismo natural y el papel social asignado por el nacimiento.

Para lograr sus propósitos la ética del cuidado ofrece un modelo, en el cual se han de considerar:

  1. Actitudes de cuidado con base en el diálogo. La pregunta ¿qué te está pasando? permitirá reconocer a quien sufre. El ser del otro en toda su verdad. Hacer la confirmación de los otros, manifestando estima por sus intereses y aptitudes. No violencia. Estimular el valor de trabajar juntos.
  1. Experiencias estéticas con grandes obras de arte y narraciones que exalten valores apreciables como la lealtad, la dignidad, la valentía, la amistad.
  1. Contenidos  informativos y desarrollo de habilidades prácticas de formas y tipos de cuidados (cocinar, atender).
  1. Propiciar el desarrollo de la imaginación ética. Ponernos en el lugar de otros, pero no sólo como las víctimas buenas o inocentes, sino cuando no son ni buenas ni inocentes. Preguntando por ejemplo ¿Cómo podemos conservar una manera moral de ser en el mundo? ¿Podemos vivir de modo tal que nos permita romper las cadenas del odio, la enemistad y la violencia?
  1. Propiciar los tres tipos de conversación: la filosófica para participar en la tradición, la inmortal, con asuntos como el nacimiento, la muerte, el amor, el infortunio, etcétera y la cotidiana.

Finalmente, dice Noddings “queremos que las escuelas sean lugares en los que ser bueno sea posible y atractivo”[5] y ” donde desarrollar y mantener un ambiente en el que la vida moral pueda florecer se vuelve parte de nuestra obligación moral cotidiana” [6]

Lo que Noddings estaría proponiendo sería un curso de Filosofía más ligado a los intereses de los muchachos y a los intereses de una educación moral sin los sistemas conceptuosos que hacen insufrible el programa de la materia.

Noddings y el plan de estudio

Una educación moral es una educación moralmente justificable.

Demanda una reestructuración total del plan de estudios. Si están las disciplinas habría que incorporar la educación moral en cada tema de estudio.

Una escuela no puede limitarse a promover la competencia académica. Debe dirigirse a promover “El niño total”. Debe preparar al niño para todas las actividades que realizan los adultos.  Tiene que OFRECER LAS CONDICIONES EN LAS CUALES SER BUENO RESULTE POSIBLE Y ATRACTIVO. p. 171

Debemos entablar con los niños conversaciones, en forma regular, que influyan en su desarrollo moral. Hablar con ellos, escucharlos, enseñarles el lenguaje de la vida moral e inducirlos a reflexionar sobre las grandes preguntas existenciales.

Deben utilizarse historias.


[1] Noddings, Nel. La educación moral. Amorrortu Editores. Buenos Aires, 2009. P.32

[2] Ibid. p. 34

[3] Ibid. p. 39

[4] Ibid. p. 33

[5] Ibid. p.171

[6] Ibid. p. 33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s